¿Cuál es la posición correcta para conducir un camión?

¿Por qué es importante lograr una postura correcta en la conducción? Tiene que ver con varios factores, primero la salud. Ya que uno pasa muchas horas al volante de un camión. Por lo que una mala posición, puede llevar a problemas de salud, que con el correr del tiempo se pueden transformar en crónicos. Por ejemplo daños en la espina dorsal, cadera, hombros y brazos. Otro de las consecuencias de una buena o mala posición de conducción es en caso de accidente, ya que el asiento y nuestra posición está directamente vinculada a como se comportará el cuerpo ante una desaceleración. En esta situación, una mala posición puede llevar en muchos casos a aumentar los riesgos de mayores lesiones ante un siniestro y lo más grave podría provocar la muerte. Y finalmente, una incorrecta posición de conducción aumenta la fatiga en la conducción, por lo que el conductor se expone a perder parte de los reflejos, lo que podría llevar a provocar un accidente.

Por todo esto, una postura correcta frente al volante nos permite tener efectividad en las maniobras y una conducción menos cansadora y más segura.

Es necesario recordar que tanto los vehículos de transporte de carga como los vehículos de transporte de pasajeros disponen de muchas posibilidades de regulación de elementos como respaldo, volante, apoyacabezas, espejos, que nos facilitan mantener una posición correcta al conducir.

Sin embargo, no siempre somos conscientes de ello y tendemos a poner el piloto automático y salir sin preocuparnos en exceso por la postura.

Además, una buena colocación no sólo previene dolores musculares, sino que también es clave para acceder a los mandos con rapidez y actuar ante cualquier imprevisto.

A continuación vamos a detallar las principales recomendaciones que deberemos tener en cuenta para lograr la mejor postura mientras conducimos:

Brazos:
Los brazos no deben quedar completamente estirados a la hora de sujetar el volante. Procura que permanezcan flexionados con un ángulo máximo de 45 grados para evitar lesiones en los hombros o el cuello.

Piernas:
Las piernas tampoco pueden quedar totalmente rectas. Debes mantenerlas flexionadas pero alcanzar cómodamente los pedales. La mejor manera para medir el largo hay que pisar el pedal de embrague a fondo (o el freno si es un vehículo con caja automática) y tiene que quedar la pierna flexionada. Nunca completamente estirada. De esta manera se tendrá mayor fuerza para pisar el pedal de freno y se evitarían lesiones serias en las piernas y hasta la cadera en caso de un choque, ya que con las piernas rectas no se absorbe el impacto.

Volante:
La distancia del volante debe ser aquella que te permita apoyar las muñecas en la parte superior del volante. Durante la conducción, la posición más adecuada es aquella que dibuja las “tres y cuarto” del reloj. Si el vehículo dispone de airbag de conductor, debemos respetar una distancia de 25 cm entre nuestro cuerpo y el volante.

Apoyacabezas:
no es necesario mantener la cabeza apoyada en el reposacabezas constantemente, pero sí lo suficientemente cerca como para que pueda amortiguar un posible latigazo cervical. La parte más voluminosa del mismo tiene que coincidir con la altura de nuestros ojos y permanecer a una distancia máxima de 4 cm.

Espalda:
Debe estar siempre en contacto con el respaldo, lo más vertical posible. De este modo, te cansarás menos y evitarás dolores de columna y cadera debido al mantenimiento continuado de la misma postura.

Asiento:
El respaldo no tiene que estar muy recto porque produciría cansancio en la cintura. Debe tener una inclinación de entre 100° y 110°. No hay que ir más allá de los 110° porque uno no reposaría la espalda e iría “colgado” del volante, lo que produciría fatiga en hombros y cuello. En cuanto a la altura del asiento, debe estar regulado lo más bajo posible, siempre que veamos correctamente por encima del volante. En esa posición, se tiene mayor campo visual y se evitarán golpes en la cabeza en caso de vuelco.

Cinturón de seguridad:
no debe quedar ni muy justo ni muy holgado, ya que en esos casos, existe riesgo de lesiones de cuello y clavícula en caso de frenazo. Es importante colocarlo correctamente, para ello asegurarse de que la correa inferior debe colocarse lo más ajustada posible y más cercana a la altura de los huesos de la pelvis que al abdomen y la correa del hombro no debe apoyarse sobre el cuello o la clavícula, sino más cercana al hombro, ya que si no, puede ocasionar fracturas en la clavícula y cortes en el cuello.

Postura corporal general:
evita conducir encogido o demasiado estirado y mantén una actitud lo más relajada posible.

Así que recuerde, cumpla con estos consejos a la hora de sentarse en el volante de su camión u ómnibus. La salud y su vida se lo agradecerán